ULTRA SIERRA NEVADA 2019

Como no empezar lo que para mí fue el momento más emotivo de todos los que vivimos durante esas 24 horas y diez minutos todos los que estuvimos en esa pedazo de aventura que fue el ULTRA SIERRA NEVADA 19. Llegar a Pradollano por segunda vez y que nos recibieran nuestros supporters con BAJO EL VOLCÁN de Love Of Lesbian y poder bailarlo FUE SENCILLAMENTE ESPECIAL, ¡MUY ESPECIAL! Te recomiendo que si vas a leer este pequeño artículo, escuches esta canción a la vez que lees, ya que, con un poco de imaginación, te trasladarás a los lugares donde nosotros estuvimos. ANÍMATE¡¡¡ No pierdes nada.

https://www.youtube.com/watch?v=ubAwYWGgiec        Es “BAJO EL VOLCÁN DE LOVE OF LESBIAN”

Es cierto, quería descansar este año, no quería hcer nada excepto alguna carrerita que me quitara el hipo esta temporada pero, claro, fallé. Me incribí a la ronda del cims que tuve que abandonar, ya que mi estado físico y psicológico no era el mejor. Aún así, y después de meditarlo, quise inscribirme con Raquel en lo que sería su primera carrera de tres cifras. Es cierto, no estaba en mi mejor momento de forma pero pensaba y sabía que podía cumplir con el papel que yo mismo quería cumplir.

Mi entrenamiento fue básico, acumulando el mínimo número de kilómetros e intentando divertirme mucho cada vez que salía, no existían parámetros como el ritmo, la velocidad, el tiempo y todas esas cosas que crean presión y que no tenían sentido para mí en esos momentos. Muy consciente de saber que iba un poco justo, volví a hacer lo que siempre me había funcionado que es realizar una preparación de la carrera exhaustiva, hasta el punto de tener claculados minutos exactos de paso, de descanso, etc.

El objetivo era claro, llegar en 23.30 horas viviendo una experiencia brutal en nuestras vidas, y sabíamos que la íbamos a vivir, ya que teníamos claro que las cosas se complicarían, que discutiríamos, que puede que no mereciera la pena, sabíamos que podían pasar muchas cosas y que aun así el objetivo seguía claro: VIVIR UNA EXPERIENCIA VITAL EN NUESTRAS VIDAS.

Tuvimos claro que también era importante ir a conocer la zona y realizamos dos entrenamientos largos: uno de 47km y otro de 35 km  que nos hicieron conocer gran parte del recorrido, la pena fue no hacer el tercio que nos faltaba, jejeje.

Pienso que es un tostón que os cuente cada detalle de la carrera y me basaré en los puntos que considero más emotivos e importantes de la carrera. Antes de salir y como buen coach, preparamos el día antes de la carrera, como he escrito antes, hasta el más mínimo detalle Hora de llegada, comida, horas de sueño, todo y bueno, casi todo se cumplió y otras que no cumplieron que luego pasaron algo de factura, pero os diré desde la experiencia dos cosas: la primera es que se cena lo que se cena siempre, NO SE INVENTA¡, la segunda es que en las carreras que empiezan de noche  siempre se duerme antes y si no se duerme, se descansa.

Gracias a la facilidad de Raquel en buscar alojamiento, nos buscó uno para todos a 5 min de la carrera que fue una pasada. Gracias Raquel por todo. Y en ese traslado donde todos estamos un poco nerviosos, emocionados, exsaltados, recuerdo una palabras que tuve con Carol (hermana de Raquel) en las que hablamos de cosas importantes y que será difícil que se me olvide, no lo que le dije, sino como ella me escuchaba fue muy importante para mí y más tarde para el devenir de la carrera. Yo, ya me conocéis el que me conoce, cuando la emoción me supera no puedo hablar y la verdad estaba muy emocionado.

La verdad es que que una persona te elija para afrontar algo así es una responsabilidad, por lo menos para mí, tan importante como el que pone una parte de su vida en sus manos y , esa responsbilidad la quería y era consciente de ella a la vez que sentía una presión extra entre mis hombros que hacía tiempo no sentía.

Los momentos de la salida son siempre emotivos, todos pensamos y nos encomendamos a todo en lo que creemos para que nos aporte su energía y nos acompañe durante toda esa aventura. Yo, por mi parte, como siempre, les pedí a mis amigos que me acompañaran y me dieran fuerzas para no fallar en mi compromiso.

IMG-20190825-WA0015

No tenemos grandes fotos, aunque tenemos los necesarias para que viváis   esto desde nuestro lado. Algunas palabras de recordatorio sobre nuestra   estrategia, nuestro plan, todo se basaba en eso, seguir el plan.

Como siempre las salidas son rápidas y yo me encontraba realmente bien, queríamos salir bien pero con calma. La noche iba pasando y ,para ser la primera noche de Raquel,no iba nada mal, a no ser por un dolor estomacal que poco la dejaba correr, ese tipo de dolores que hacen que muchos se lo piensen, no sabíamos si eran nervios o que algo le había sentado más. El caso es que estuvo presente durante toda la carrera y tengo que decir que supo gestionarlo realmente bien. Cumplíamos todos lo pasos que habíamos preparado, incluso durante gran parte de la noche fuimos adelantados al tiempo que habíamos marcado en nuestra estrategia.

Llegar a Beas no costó mucho aunque fue una locura de tiempo, llovía, paraba, llovía, paraba  y pasamos a un buen ritmo pese a lo antes mencionado, Raquel sin comer y con dolor, aun así todo funcionaba y yo empezaba a pensar en que era vital quitarle ese dolor para que pudiera correr como ella corre. El siguiente tramo era conocido igual que el anterior aunque la noche todo lo cambia, vimos en Beas a Pablo junto con un conocido (disculpa soy un horror para los nombres) y fue una alegría, ya que ver a alguien conocido y estar con ellos 4 minutos es reconstituyente. Beas- Quéntar se nos haría de día y era las primeras horas no iba a hacer calor y podíamos correr bien, ese era el plan pero de nuevo se nos terminaba de cumplir, dolor, corríamos poco aunque subíamos realmente bien.

Llamamos a la élite de los supporters para decirles que nos adelantaríamos en Quéntar, ya que íbamos por debajo del tiempo estimado y casi llegamos. Forcé un poco a Raquel en este tramo, sabía que podíamos descansar algo más, que nos esperaba la familia y apreté un poco sin tener en cuenta un detalle, yo… también iba justito. Llegamos justos y después de 30 min salimos dirección Güejar Sierra, un punto que buscábamos desde la salida ya que era un punto vital.

salida de Quentar
salida de Quentar

Salimos  de Quéntar muy bien de ánimo y de fuerza , empezando de menos hasta coger el ritmo  y así fue toda la subida hasta llegar al llano o la bajada en la que yo exijia correr y que Raquel no podía (dolor). Bastante hacía con soportarme durante todo el camino. Nos esperaban en la fuente de la teja y ahí el sol daba ya duro, muy duro, fue llegar y meternos en una ducha que había. Hidratación bien, buena comida y de nuevo a salir hacia lo que sabíamos que era duro pero que era nuestro terreno y así fue. La gente abandonaba  y nosotros seguíamos fuerte en nuestra estrategia, aunque los tiempos no cuadraban y no sabíamos por qué, nos daba un poco igual, llegar a Güejar era fundamental. Llegar al alto del calar después de subir muy bien para saber que después nos esperaba un llaneo por la cima del alto y la bajada a Güejar corriendo era lo preparado, pero no pudo ser como habíamos preparado y no corrimos como queríamos (dolor) . Pero corrió y corrió todo lo que pudo. Aquí tuvimos un encontronazo, no discutimos pero no nos entendimos y eso aleja… y no poco. La verdad ,aquí y antes de llegar a Güejar, a unos 2 km, me invadieron muchos fantasmas del pasado y dudé.

IMG-20190825-WA0022IMG-20190825-WA0009 La verdad, la llegada a Güejar es una verdadera locura, es muy bonita y super emotiva gracias en gran parte a Mari que siempre está esperándote para darte un gran abrazo de Silvia. En estos momentos hablaré solo de mí; aquí viví el momento de más angustia de toda la prueba, el tiempo de corte era escaso, mucho ,y la presión de antiguas situaciones vividas y esa carga de responsabilidad que tenía en mis hombros salió aquí. Mi cansancio era grande, mucho, y pensaba y creía que lo había hecho mal, de nuevo. Mi estado era decepcionante, aplastado y decaído, y os contaré que me sacó de esa situación.

 

1. Irene, que me hizo consciente de cual era la situación real y de cuántas veces había vivido la misma situación.

2. La mirada de Edu, no hizo falta más, tan solo me miró y me dijo: tranquilo que podéis, no os dejamos caer, tan solo continúa, estamos a muerte con vosotros. Sentí un apoyo incondicional en esa mirada. Gracias Edu.

3. Nuestra determinación por continuar luchando, peleando por cuamplir nuestros sueños.

Ya tranquilo e hidratado salimos de Güejar sierra sabiendo que íbamos a afrontar el tramo más duro de la prueba, el barranco de las víboras. Salí a continuar luchando pero no me podía imaginar lo que sucedería en la siguientes horas. Pese a su dolor constante de tripa, subía como una cabra por el monte y subimos ese barranco en una hora y cuarenta minutos dejándonos un tiempo sobre el corte más que suficiente para volver a la calma, auque en este momento la organización no estuvo bien del todo, ya que no eran razonables los tiempos que estaban puestos de corte y pasamos el siguiente corte con 5 minutos sobre el mismo. Gracias a nuestro equipo pudimos pasar este corte, Edu corriendo a por nosotros, Carol y Pedro en el control e Irene con ellos, fue gracias a ellos. Estábamos a 4km de Pradollano y le pedía una y otra vez que corriera pero sencillamente no podía, llegamos con 30 min de la hora de corte a Pradollano y a 30 metros de volver a ver a la familia, le dije una frase a mi amiga Raquel : vamos a subir a 3000m de altitud, ¿lo tenemos claro? Ella contestó que sí, y todo quedó claro para afrontar el último tramo. No vayáis a pensar que estábamos sin hablarnos hasta allá arriba… Nooooooooo, nuestros problemas Raquel y yo los resolvimos nada más salir de Güejar.

Sabía que el último tramo iba a ser complicado y por eso me quedé cerca de ella durante toda la subida marcando una distancia en la que pudiera seguirme pero que no la agobiara mucho, todo cambió cuando empezó a soltar ese viento típico de la sierra a rachas que movían a Raquel como si se tratara de un trapo. Estaba al límite de sus fuerzas aunque de alguna forma sabía que tenía que vivir esa sensación, tenía que vivir esa experiencia de ser movida por la naturaleza como si fueras una hoja caída de otoño, se balanceaba por la senda que marcaba, subía hasta los tres mil metros como si fuera una niña y nunca salió de su boca una queja, una molestía o una achaque de nada, con el mayor y más bonito atardecer que estábamos viviendo, vi y sentí como zancada tras zancada, Raquel superaba sus más temidos límites, yo tan solo acompañaba a una amiga a superar sus límites. Recuerdo que su única preocupación era ponerse el frontal, y el mío era que siguiera subiendo aunque ya no hubiera luz, ni camino que mirar y a 50 m+ del refugio le puse su anhelado frontal y otra luz se dio. Llegar al telecabina y poder saber que solo tenía que bajar, que podía descansar un poquito ,nos dió la vida, eso y los 4 vasos de caldo y un gel que nos tomamos para bajar de ese lugar tan deseado de llegar. Raquel renació, despertó y pasó de ser sacudida por el viento de sierra nevada a sacudir las piedras de la misma sierra. Una bajada espectacular, controlada, sin jugarnos nada que nos teníamos que jugar, viviendo cada momento de esa bajada que nos llevaría a cumplir nuestra máxima aspiración: vivir una experiencia que marcara nuestra vida. Ya vemos la maderas que marcan el límite de monte abajo en la sierra, sé donde estoy y sé  que ya llegamos, le aviso y le digo que ya está, ella está emocionada, yo también aunque no lo digo, mantengo mi postura hasta que cruce la meta. Ella me dijo que quería que la atrevesáramos juntos pero yo tengo una pequeña sorpresa y es que la pase ella sola y que disfrute de lo que ha conseguido.

Las luces de Pradollano ya las veo, solo corremos un poco más y sigue con su dolor persistente pero corre un poco más, subimos las escaleras del huevo y estamos en la avenida que da entrada a la Meta y solo me aparto a un lado y le digo ” este momento es tuyo, Raquel, vívelo a tope”. Ella entra emocionada de lo conseguido, de ver a todos sus seres queridos esperándola y de saber que ha vivido una experiencia que nunca olvidará. En unos segundos entro yo, el abrazo de Irene es intenso como su apoyo, paso la meta y tengo unos segundos para reflexionar y dar gracias a mis amigos de seguir conmigo. SUENA BAJO EL VOLCÁN y llega un gran momento que vivimos entre todos. Todos nos buscamos unos a otros, entre abrazos, bailes y lágrimas que nos hicieron vivir un momento mágico.

Carol, tu unión con tu hermana, tu fuerza y seguridad le dieron a Raquel gasolina en todos los avituallamientos para saber gestionar cada momento, fue especatacular vivir esos momentos. Gracias.

Pedro, eres tú sin duda el que para mí hizo la mayor labor de todos, pasas desapercibido y sin ti nada hubiera sucedido, estás en cada momento y en cada momento como nosotros necesitamos, nunca abandonas y nos haces sentir tu fuerza, tu calma, tu determinación, tu apoyo inquebrantable, eres mucho PEDRO.

Edu, incansable power del equipo, al que menos conozco y el que con tan solo una mirada me trasmitió todo lo que necesitaba para saber que todo estaba bien, que compartiera la carga que llevaba con él y que todo iría bien. Impresionante Edu. Gracias.

Irene, eres la chispa del equipo, vuelves a hacerme consciente de todas las situaciones vividas y superadas para que recuerde, en cada momento, las cosas que he conseguido en mi vida y lo mejor ,cómo las he conseguido.

Raquel, seguro que se me han olvidado cosas, y espero que estén las más importantes de esta aventura, sabes cómo vivimos la montaña y cómo nos gusta disfrutar de ella. Siempre has escuchado lo que te he dicho y tu fe y confianza hacia mi persona siempre ha sido la misma, total. Agradecido te estoy de todo lo que me haces aprender, ya que en tu crecimiento está el mío. No te prometeré muchas aventuras más ya que, como sabes, estoy en otro momento, aunque te aseguro que esta ha sido la primera pero no la última, ni la única. Gracias Raquel.

IMG-20190825-WA0006

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *